Imagenes de Pablo Escobar Archive

La Muerte de Pablo Correa

La Muerte de Pablo Correa

Cuando Escobar en 1986 decidió secuestrar y matar a sus socios menores, el siguiente en caer, aunque ni siquiera por autoría intelectual de Escobar,  fue el   dueño del club Deportivo Independiente Medellín,  Pablo Correa Ramos,  asesinado en el diamante de softbol de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, cuando supervisaba el entrenamiento de “Inverco”, el equipo de softbol femenino que patrocinaba.

Como Correa Ramos no era narcotraficante reconocido, su asesinato se atribuyó primero a una confusión de identidad con el otro narco de segundo orden Pablo Correa Arroyave, que era llamado“el narcotraficante de los 600 millones” porque cuando se tomaba unos tragos de más decía que tenía 100 millones de dólares listos para entregar el día que lo secuestraran; al cabo del tiempo se supo que el autor intelectual fue el mismo Correa Arroyave, que intentaba aprovechar la circunstancia de su homonimia para esfumarse ante la DEA.

Pero de nada le sirvió  ante Escobar que seguía decidido a ser más cobrador de impuestos que exportador, aprovechó las confusas circunstancias, lo secuestró a la  semana siguiente con la idea  “que si tenía 100 millones listos para entregar era porque atesoraba por lo menos 1000  y que eso no se lo iba a permitir” y porque según Escobar“Había exigido la vuelta de Lara y ahora no hacía sino reprocharla

El exagerado reportaje de un medio inglés sobre Pablo Escobar

El exagerado reportaje de un medio inglés sobre Pablo Escobar

Vender, ese parece ser el único objetivo de uno de los diarios más leídos de Inglaterra. El pasado fin de semana ‘The Sunday Times’ publicó un extenso reportaje con la vida del capo, la misma de la que se han hecho desde libros hasta series de televisión.

Este año se cumplen 22 años de la desaparición del narcotraficante, durante este periodo de tiempo jamás se ha dejado de hablar de él, los medios han hecho de Escobar una especie mito.

En Colombia todo se ha dicho de Escobar; que le hacía excéntricos regalos a su hija Manuela, que aún tiene caletas perdidas esperando ser recuperadas, que contrató a The Rolling Stones, que tenía baños enchapados en oro y que hasta sigue vivo,  chismes y cuentos de pasillo que aún interesan a la prensa del mundo y que invitan a que periodistas extranjeros enaltecen las fechorías del narcotraficante.  The Sunday Times entrevistó “en exclusiva” al hijo de Escobar, Juan Pablo, quien ahora se llama Sebastián Marroquín.

Frederick Bernas, el periodista que escribió el artículo, dijo en su cuenta de Twitter: “Mi entrevista con Juan Pablo Escobar , hijo del legendario señor del narco” y compartió la foto de la portada del reportaje donde el extinto capo alza a su primogénito en sus piernas, hace más de 20 años.

En el artículo, el periodista expresa que Escobar era el ‘Al Capone’ de la época. “El capo colombiano de la droga de Medellín se convirtió en el arquetipo del gángster moderno. El mito Escobar fue impulsado por cuentos espeluznantes de asesinatos en masa , corrupción , decadencia extraordinaria y sus tendencias Robin Hood , la distribución de algunas de sus ganancias mal habidas a los pobres de Colombia”, dice una de las páginas.

De hecho, el hijo de Escobar habló de la importancia de hacer un contrapeso con el drama de telenovelas, películas y series de la vida de su padre: “Esos programas hacen que los jóvenes piensen que ser un narcotraficante es la mejor cosa que podía hacer”, y menciona además que se puso en contacto con los creadores de las series para ofrecer información, pero fue rechazado.

En el artículo se expone la vida llena de excentricidades del capo y los regalos a sus hijos. A Juan Pablo le regaló varios chocolates para su primera comunión que fueron traídos en un avión privado de Suiza, a los 13 años le dio un apartamento con espejos en el techo, un bar futurista y una piel de cebra en la sala. Durante el tiempo que vivió con su padre tuvo unas 30 motos.

“No tengo miedo del asesino de masas que me crió, reconozco que muchas de las cosas terribles que se han dicho sobre él parecen tristemente ser exactas, pero también presenta una imagen de un hombre que se dedicó intensamente a su familia, que amó y fue amado”, afirmó Marroquín en la entrevista.

En uno de los apartes del artículo describe que la finca Nápoles, la favorita de su padre, tuvo 27 lagos artificiales, 100.000 árboles frutales, un parque jurásico de dinosaurios, helipuertos, pistas de aterrizaje y un zoológico exótico con animales.

 

Tras la muerte de Escobar, Juan Pablo habló de lo difícil que fue para él llegar a Argentina: “Fue complicado para nosotros no estar rodeados de sirvientes, solíamos tener gente haciendo cosas todo el tiempo pero estábamos completamente solos cuando llegamos, nadie nos ayudaba. Logramos avanzar en un país que nos abrió un mundo de posibilidades”, contó el arquitecto y diseñador industrial.

Las reacciones no se hicieron esperar. Muchos colombianos en Reino Unido se pronunciaron en redes sociales y expresaron estar sorprendidos por la cantidad de papel que destinaron para hablar de una persona que le hizo tanto daño al país. “Abrir The Sunday Times y encontrarse dos páginas dedicadas al legado que nos ha dejado la mafia no es nada alentador. Cuándo vamos a parar de definir nuestra sociedad con palabras como cárteles, narcotraficante, cocaína…”, compartió un colombiano.

En otro comentario un joven que vive en París dijo: “Hoy en París un mesero me dijo “yo soy Pablo Escobar”  y le dije: ¿por qué dice eso? Me respondió: porque en la serie hacen entender que él fue muy bueno”.

Fuente: http://www.kienyke.com/historias/reportaje-medio-ingles-pablo-escobar/

Foto de El Cartel de Medellin

Foto de El Cartel de Medellin

Foto de El Cartel de Medellin

Pablo Emilio Escobar Gaviria
(Rionegro, Antioquia, 1 de diciembre de 1949 – Medellín, Antioquia, 2 de diciembre de 1993) fue un reconocido narcotraficante colombiano, fundador y máximo líder del Cartel de Medellín.

Nacido de una familia campesina, Escobar demostró habilidad para los negocios desde muy pequeño. Inició su vida delictiva a finales de los sesenta en el contrabando, y a comienzos de la década de los setenta, se involucró en la producción y comercialización de marihuana y cocaína al exterior. Tras formar alianzas con Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder y Jorge Luis Ochoa, Escobar fundó el Cartel de Medellín, organización que en su auge, monopolizó el negocio de la cocaína desde su producción hasta su consumo, controlando más del 80% de la producción mundial de dicha droga y del 75% del mercado ilícito de la misma en Estados Unidos.

5 Durante esta década logró consolidar su imperio criminal, convirtiéndolo en el hombre más poderoso de la mafia colombiana, acumulando una inmensa fortuna, que rondó la cifra de entre 25 000 a 30 000 millones de dólares, consagrándolo así como uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes durante siete años consecutivos.5 6 7

Para excusar su inmensurable capital, a comienzos de los ochenta Escobar trató de pulir su imagen a través de la realización de obras de caridad para los desprotegidos y con una breve incursión en la política, ocupando un escaño como representante a la cámara en el Congreso Nacional en 1982.

Sin embargo en 1983, tras diversas publicaciones del diario El Espectador y con la acusación directa del ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, pierde su escaño y es acusado públicamente por sus negocios ilegales. Meses después, Lara Bonilla y Guillermo Cano, director del El Espectador, son asesinados por órdenes de Escobar.

Para 1985, el narcotráfico ya estaba en auge y así mismo, los carteles presentes en Colombia, lo que desató una guerra contra el gobierno, cabeza en cuestión en ese entonces, Belisario Betancur, se dispuso a combatirla con el uso de la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos.

Tras sendos intentos de negociación y múltiples secuestros y asesinatos selectivos de jueces y funcionarios públicos, en 1989, el Cartel de Medellín con Escobar al mando declaró la guerra total contra el Estado.8 9 Organizó y financió una extensa red de sicarios, fieles a su mando, que asesinó a personalidades clave para la institucionalidad nacional y perpetró actos terroristas indiscriminados con el empleo de coches bomba en las principales ciudades del país que desestabilizaron al mismo, puso a las autoridades «de rodillas», y que lo convirtió en el criminal más buscado a comienzos de los años noventa.10 11 Fue responsable del asesinato de 657 policías entre 1989 y 1993,[cita requerida] y de feroces enfrentamientos contra el Cartel de Cali, los paramilitares del Magdalena Medio y finalmente Los Pepes.

Después de la consumación de la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, que le dio a Colombia una nueva constitución y la prohibición de la extradición de nacionales a Estados Unidos, Escobar decidió someterse a la justicia con la condición de ser recluido en La Catedral, una ostentosa cárcel ubicada en sus terrenos.

Tras demostrarse que aún seguía delinquiendo tras las rejas, el Gobierno quiso capturarlo, por lo cual Escobar se dio a la fuga, saliendo fácilmente por la parte trasera de la prisión, lo que significó uno de los episodios más vergonzosos para la autoridad penitenciaria del país. Tras su escape, el gobierno conformó el denominado Bloque de Búsqueda para recapturarlo y tras diecisiete meses de intenso rastreo, fue tiroteado en un tejado de un exclusivo sector de Medellín a los 44 años de edad.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Escobar

Imagen de Pablo Escobar y Juan Pablo Escobar

Imagen de Pablo Escobar y Juan Pablo Escobar

Imagen de Pablo Escobar y Juan Pablo Escobar

Pablo Emilio Escobar Gaviria
(Rionegro, Antioquia, 1 de diciembre de 1949 – Medellín, Antioquia, 2 de diciembre de 1993) fue un reconocido narcotraficante colombiano, fundador y máximo líder del Cartel de Medellín.

Nacido de una familia campesina, Escobar demostró habilidad para los negocios desde muy pequeño. Inició su vida delictiva a finales de los sesenta en el contrabando, y a comienzos de la década de los setenta, se involucró en la producción y comercialización de marihuana y cocaína al exterior. Tras formar alianzas con Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder y Jorge Luis Ochoa, Escobar fundó el Cartel de Medellín, organización que en su auge, monopolizó el negocio de la cocaína desde su producción hasta su consumo, controlando más del 80% de la producción mundial de dicha droga y del 75% del mercado ilícito de la misma en Estados Unidos.

5 Durante esta década logró consolidar su imperio criminal, convirtiéndolo en el hombre más poderoso de la mafia colombiana, acumulando una inmensa fortuna, que rondó la cifra de entre 25 000 a 30 000 millones de dólares, consagrándolo así como uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes durante siete años consecutivos.5 6 7

Para excusar su inmensurable capital, a comienzos de los ochenta Escobar trató de pulir su imagen a través de la realización de obras de caridad para los desprotegidos y con una breve incursión en la política, ocupando un escaño como representante a la cámara en el Congreso Nacional en 1982.

Sin embargo en 1983, tras diversas publicaciones del diario El Espectador y con la acusación directa del ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, pierde su escaño y es acusado públicamente por sus negocios ilegales. Meses después, Lara Bonilla y Guillermo Cano, director del El Espectador, son asesinados por órdenes de Escobar.

Para 1985, el narcotráfico ya estaba en auge y así mismo, los carteles presentes en Colombia, lo que desató una guerra contra el gobierno, cabeza en cuestión en ese entonces, Belisario Betancur, se dispuso a combatirla con el uso de la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos.

Tras sendos intentos de negociación y múltiples secuestros y asesinatos selectivos de jueces y funcionarios públicos, en 1989, el Cartel de Medellín con Escobar al mando declaró la guerra total contra el Estado.8 9 Organizó y financió una extensa red de sicarios, fieles a su mando, que asesinó a personalidades clave para la institucionalidad nacional y perpetró actos terroristas indiscriminados con el empleo de coches bomba en las principales ciudades del país que desestabilizaron al mismo, puso a las autoridades «de rodillas», y que lo convirtió en el criminal más buscado a comienzos de los años noventa.10 11 Fue responsable del asesinato de 657 policías entre 1989 y 1993,[cita requerida] y de feroces enfrentamientos contra el Cartel de Cali, los paramilitares del Magdalena Medio y finalmente Los Pepes.

Después de la consumación de la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, que le dio a Colombia una nueva constitución y la prohibición de la extradición de nacionales a Estados Unidos, Escobar decidió someterse a la justicia con la condición de ser recluido en La Catedral, una ostentosa cárcel ubicada en sus terrenos.

Tras demostrarse que aún seguía delinquiendo tras las rejas, el Gobierno quiso capturarlo, por lo cual Escobar se dio a la fuga, saliendo fácilmente por la parte trasera de la prisión, lo que significó uno de los episodios más vergonzosos para la autoridad penitenciaria del país. Tras su escape, el gobierno conformó el denominado Bloque de Búsqueda para recapturarlo y tras diecisiete meses de intenso rastreo, fue tiroteado en un tejado de un exclusivo sector de Medellín a los 44 años de edad.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Escobar

Pablo Escobar y Juan Pablo Escobar

Pablo Escobar y Juan Pablo Escobar

Pablo Escobar y Juan Pablo Escobar

Pablo Emilio Escobar Gaviria
(Rionegro, Antioquia, 1 de diciembre de 1949 – Medellín, Antioquia, 2 de diciembre de 1993) fue un reconocido narcotraficante colombiano, fundador y máximo líder del Cartel de Medellín.

Nacido de una familia campesina, Escobar demostró habilidad para los negocios desde muy pequeño. Inició su vida delictiva a finales de los sesenta en el contrabando, y a comienzos de la década de los setenta, se involucró en la producción y comercialización de marihuana y cocaína al exterior. Tras formar alianzas con Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder y Jorge Luis Ochoa, Escobar fundó el Cartel de Medellín, organización que en su auge, monopolizó el negocio de la cocaína desde su producción hasta su consumo, controlando más del 80% de la producción mundial de dicha droga y del 75% del mercado ilícito de la misma en Estados Unidos.

5 Durante esta década logró consolidar su imperio criminal, convirtiéndolo en el hombre más poderoso de la mafia colombiana, acumulando una inmensa fortuna, que rondó la cifra de entre 25 000 a 30 000 millones de dólares, consagrándolo así como uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes durante siete años consecutivos.5 6 7

Para excusar su inmensurable capital, a comienzos de los ochenta Escobar trató de pulir su imagen a través de la realización de obras de caridad para los desprotegidos y con una breve incursión en la política, ocupando un escaño como representante a la cámara en el Congreso Nacional en 1982.

Sin embargo en 1983, tras diversas publicaciones del diario El Espectador y con la acusación directa del ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, pierde su escaño y es acusado públicamente por sus negocios ilegales. Meses después, Lara Bonilla y Guillermo Cano, director del El Espectador, son asesinados por órdenes de Escobar.

Para 1985, el narcotráfico ya estaba en auge y así mismo, los carteles presentes en Colombia, lo que desató una guerra contra el gobierno, cabeza en cuestión en ese entonces, Belisario Betancur, se dispuso a combatirla con el uso de la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos.

Tras sendos intentos de negociación y múltiples secuestros y asesinatos selectivos de jueces y funcionarios públicos, en 1989, el Cartel de Medellín con Escobar al mando declaró la guerra total contra el Estado.8 9 Organizó y financió una extensa red de sicarios, fieles a su mando, que asesinó a personalidades clave para la institucionalidad nacional y perpetró actos terroristas indiscriminados con el empleo de coches bomba en las principales ciudades del país que desestabilizaron al mismo, puso a las autoridades «de rodillas», y que lo convirtió en el criminal más buscado a comienzos de los años noventa.10 11 Fue responsable del asesinato de 657 policías entre 1989 y 1993,[cita requerida] y de feroces enfrentamientos contra el Cartel de Cali, los paramilitares del Magdalena Medio y finalmente Los Pepes.

Después de la consumación de la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, que le dio a Colombia una nueva constitución y la prohibición de la extradición de nacionales a Estados Unidos, Escobar decidió someterse a la justicia con la condición de ser recluido en La Catedral, una ostentosa cárcel ubicada en sus terrenos.

Tras demostrarse que aún seguía delinquiendo tras las rejas, el Gobierno quiso capturarlo, por lo cual Escobar se dio a la fuga, saliendo fácilmente por la parte trasera de la prisión, lo que significó uno de los episodios más vergonzosos para la autoridad penitenciaria del país. Tras su escape, el gobierno conformó el denominado Bloque de Búsqueda para recapturarlo y tras diecisiete meses de intenso rastreo, fue tiroteado en un tejado de un exclusivo sector de Medellín a los 44 años de edad.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Escobar

Pablo Escobar y Familia en La Catedral

Pablo Escobar y Familia en La Catedral

Pablo Escobar y Familia en La Catedral

Pablo Emilio Escobar Gaviria

(Rionegro, Antioquia, 1 de diciembre de 1949 – Medellín, Antioquia, 2 de diciembre de 1993) fue un reconocido narcotraficante colombiano, fundador y máximo líder del Cartel de Medellín.

Nacido de una familia campesina, Escobar demostró habilidad para los negocios desde muy pequeño. Inició su vida delictiva a finales de los sesenta en el contrabando, y a comienzos de la década de los setenta, se involucró en la producción y comercialización de marihuana y cocaína al exterior. Tras formar alianzas con Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder y Jorge Luis Ochoa, Escobar fundó el Cartel de Medellín, organización que en su auge, monopolizó el negocio de la cocaína desde su producción hasta su consumo, controlando más del 80% de la producción mundial de dicha droga y del 75% del mercado ilícito de la misma en Estados Unidos.

5 Durante esta década logró consolidar su imperio criminal, convirtiéndolo en el hombre más poderoso de la mafia colombiana, acumulando una inmensa fortuna, que rondó la cifra de entre 25 000 a 30 000 millones de dólares, consagrándolo así como uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes durante siete años consecutivos.5 6 7

Para excusar su inmensurable capital, a comienzos de los ochenta Escobar trató de pulir su imagen a través de la realización de obras de caridad para los desprotegidos y con una breve incursión en la política, ocupando un escaño como representante a la cámara en el Congreso Nacional en 1982.

Sin embargo en 1983, tras diversas publicaciones del diario El Espectador y con la acusación directa del ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, pierde su escaño y es acusado públicamente por sus negocios ilegales. Meses después, Lara Bonilla y Guillermo Cano, director del El Espectador, son asesinados por órdenes de Escobar.

Para 1985, el narcotráfico ya estaba en auge y así mismo, los carteles presentes en Colombia, lo que desató una guerra contra el gobierno, cabeza en cuestión en ese entonces, Belisario Betancur, se dispuso a combatirla con el uso de la extradición de narcotraficantes a Estados Unidos.

Tras sendos intentos de negociación y múltiples secuestros y asesinatos selectivos de jueces y funcionarios públicos, en 1989, el Cartel de Medellín con Escobar al mando declaró la guerra total contra el Estado.8 9 Organizó y financió una extensa red de sicarios, fieles a su mando, que asesinó a personalidades clave para la institucionalidad nacional y perpetró actos terroristas indiscriminados con el empleo de coches bomba en las principales ciudades del país que desestabilizaron al mismo, puso a las autoridades «de rodillas», y que lo convirtió en el criminal más buscado a comienzos de los años noventa.10 11 Fue responsable del asesinato de 657 policías entre 1989 y 1993,[cita requerida] y de feroces enfrentamientos contra el Cartel de Cali, los paramilitares del Magdalena Medio y finalmente Los Pepes.

Después de la consumación de la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, que le dio a Colombia una nueva constitución y la prohibición de la extradición de nacionales a Estados Unidos, Escobar decidió someterse a la justicia con la condición de ser recluido en La Catedral, una ostentosa cárcel ubicada en sus terrenos.

Tras demostrarse que aún seguía delinquiendo tras las rejas, el Gobierno quiso capturarlo, por lo cual Escobar se dio a la fuga, saliendo fácilmente por la parte trasera de la prisión, lo que significó uno de los episodios más vergonzosos para la autoridad penitenciaria del país. Tras su escape, el gobierno conformó el denominado Bloque de Búsqueda para recapturarlo y tras diecisiete meses de intenso rastreo, fue tiroteado en un tejado de un exclusivo sector de Medellín a los 44 años de edad.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Escobar